lunes, 14 de mayo de 2012

Mariposas Negras - Uno


Mariposas Negras

 Uno


«El sabor del acero es muy agradable. Me agrada el regusto metálico que te deja en el fondo de la garganta». Diego de Castro, teniente del Glorioso Ejército Rebelde, dejaba volar el pensamiento mientras apoyaba el cañón de su querida Luger P08 en el paladar.
«Sería tan fácil que casi da miedo. Un poco más y adiós al sufrimiento, adiós al insomnio, adiós a las mariposas». Su dedo apretaba ligeramente el gatillo y podía notar cómo se tensaban los muelles dentro del arma. Era tentador; un poco más de presión y todo dejaría de importar. Se preguntaba si sentiría dolor. ¿Sería como un fogonazo y luego la oscuridad? ¿O un túnel oscuro, como decían los veteranos que habían visto la muerte de cerca en Marruecos?
«Esta pistola maravillosa… qué increíblemente eficaces estos alemanes fabricando armas… pistolas que siempre funcionan, pistolas que hasta saben bien… ». Se dio cuenta que estaba desvariando pero no le importó lo más mínimo. Oyó entonces a alguien corriendo por la calle y miró hacia la puerta cerrada. El sonido de los pasos se acercaba. Volviendo a la cordura se sacó la pistola de la boca, la limpió con cuidado y la guardó en la cartuchera.
Le tenía un cariño especial a su Luger. Se la había regalado un oficial alemán a raíz de una de las múltiples entrevistas que había tenido El Caudillo con varios generales alemanes. Siempre había asistido como si fuera un consejero más, sin embargo su verdadera misión era la de protección del Generalísimo. Durante aquella visita uno de los germanos no le había quitado la vista de encima hasta que, una vez terminada la entrevista, se acercó y se presentó como Responsable de Seguridad de las SS. Cruzaron los saludos de rigor y el alemán, en un castellano impecable, le transmitió, como quien no quiere la cosa, que tenía conocimiento de quién era y lo que hacía realmente, así cómo la más profunda admiración por la profesionalidad con la que llevaba a cabo su misión. Tras la primera sorpresa todo aquello le sonó a peloteo puro y duro, pero como siempre había sabido moverse por los caminos de la diplomacia asintió con agradecimiento y devolvió el cumplido. Unos días después recibió un paquete en su casa de parte de aquel oficial. Dentro iba la pistola, nueva y perfectamente engrasada. Lo primero que hizo fue mostrársela a Eloisa, su mujer, que le sonrió orgullosa y le susurró al oído: «mi maridito es capaz de todo». El recuerdo le hizo sentir una punzada en el corazón. «Eloísa, mi amor, te fuiste…». Pensamientos tristes, como mariposas de alas negras, pasaron revoloteando delante de sus ojos.
Un golpeteo en la puerta y una voz angustiada le trajeron de nuevo a la realidad.
– Mi Teniente, ¿da Usted su permiso?
– Adelante Sargento Cánovas.
La puerta se abrió y un veterano con barba de una semana entró manchando el suelo de barro.
– Mi Teniente, hemos encontrado un muerto que debe Usted ver.
– Hay cadáveres por todos lados, Sargento. Estamos en guerra por si no se ha dado cuenta.
– Es el Capitán Aldana, mi Teniente.
Diego cerró los ojos con fuerza y dejó caer la cabeza ligeramente.
– Lo siento, mi Teniente. Todos estamos perdiendo amigos en esta guerra… pero hay que estar orgullosos porque se dejan la vida para salvar España del comunismo y todos aquellos que…
El Sargento continuó hablando pero Diego ya no le escuchaba perdido en sus pensamientos.
– Está bien, vamos allá –dijo interrumpiendo la perorata.
Se levantó, se puso el abrigo y salió a la calle acompañando al soldado. El día era gris y una llovizna constante había convertido el suelo en un barrizal. Avanzaron cruzando varias calles y después de doblar una esquina pudieron ver un grupo formado por los soldados de su Compañía que miraban al fondo de un callejón. Se volvieron de repente al oírle llegar y pudo leer en su rostro cómo se apiadaban de él mientras se apartaban a un lado para dejarle pasar. Avanzó unos pasos y pudo ver un cuerpo tendido boca abajo. Tenía la cara totalmente pegada al suelo con la nariz aplastada contra el suelo de piedra. No había duda, se trataba de Carlos Aldana, su amigo.
Se habían conocido muchos años atrás en la Academia de Zaragoza y desde el primer día que ocuparon literas contiguas se hicieron amigos íntimos. Sus caracteres, que muchos tildaron de totalmente opuestos, se complementaban perfectamente. Diego era tranquilo y prudente, Carlos impulsivo y temerario. Cuando las dudas hacían vacilar al primero el segundo utilizaba su empuje y le hacía decidirse. Cuando el segundo iba a cometer alguna de las muchas locuras que se le ocurrían, el primero le frenaba con su sentido racional. Juntos se emborracharon por primera vez, perdieron la virginidad con la misma puta, pelearon a mano descubierta en tabernas y bares, aprendieron a moverse en el siempre difícil mundo del ejército y la política y, por supuesto, mataron en el frente.
Diego se agachó junto al cadáver de su amigo y le dio la vuelta con cuidado. Observó su cara maltratada. Estaba totalmente golpeada, con moratones y cortes por todos lados. No había ni un solo trozo de piel sana. Bajó la vista hacia las muñecas y las manos totalmente deformadas. A la altura de las rodillas podía verse cómo el pantalón estaba tirante como si debajo hubiera un melón. Le habían golpeado en las articulaciones hasta que se habían hinchado de forma desproporcionada. Hundió la cabeza entre los hombros y alargó una mano que puso sobre el corazón de su amigo. Pareció que rezaba durante unos instantes así que todos los que le rodeaban guardaron un silencio respetuoso.
Cuando pasó lo que parecía una eternidad una voz grave surgió de la figura inclinada.
            – Sargento, llame a todas las puertas del barrio. Quiero a todos los que vivan en un radio de cinco calles presentes en la plaza dentro de diez minutos. El culpable pagará por esto. Vamos, ¿a qué espera? –las últimas palabras salieron en un grito.
            De repente toda la compañía se puso en movimiento. Se distribuyeron por las calles cercanas y empezaron a aporrear puertas y a sacar gente a rastras de sus casas. Se había corrido la voz de que había un muerto, posiblemente un oficial, entre los soldados que habían llegado el día anterior y todos los habitantes del pequeño pueblo intentaban no resistirse lo más mínimo. Entre empujones y gritos fueron formando un grupo cada vez más numeroso de hombres, mujeres y niños que eran conducidos como si fueran ganado camino del matadero.

3 comentarios:

  1. Parece que la ira y el sentimiento de venganza se van a apoderar del teniente Diego de Castro. Me agrada la manera como narras esta historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasarte y comentar. Efectivamente, el teniente busca venganza. Te animo a que leas el resto y disfrutes de la historia.

    ResponderEliminar
  3. Eso mismo haré a lo largo de estos días.
    Saludos.

    ResponderEliminar